sábado, 24 de abril de 2010

Conversacion III


-¿Por qué ya no escribes?

-No quiero, las palabras son efímeras ahora.

-¿La Maga murió, no?

-Te equivocas, aun vive.

-Tú mismo me dijiste que había muerto. Que la mataron.

-Es su problema, para mi seguirá viva.

-¿Quién la mato?

-Se quien es, pero no vale la pena mencionar su nombre. No fue su culpa, ella lo incito. Yo se lo advertí o mejor dicho, trate.

-No hables así de ella, merece un respeto supongo.

-Supones mal. No merece respeto de mi parte. Ya nada es igual, todo ha cambiado, en especial ella.

-Está bien, no dije nada. Olvídate de lo que te pregunte.

Silencio. No hablaban. Estaban acostados mirando a la nada. Ya era de noche, ya era tarde.

-Se llamaba Mónica.

-¿Qué?

-La Maga, se llamaba Mónica.

-No me interesa saber quién era ni como se llamaba, ya estoy harta que me hables de la Maga una y otra vez, ¿Me entiendes? , ¡Harta!

Se levanto de la cama y camino desnuda por la habitación de ese hotel de tres estrellas. Prendió un cigarrillo y se vistió. Se dirigió a la puerta. La abrió pero no se movió. Pasaron varios minutos antes que la volviera a cerrar. Se desvistió de nuevo y se me acerco.

-No me hables de ella nunca más.

-Descuida, nunca más te la mencionare.

-Gracias.

Ayrton Vargas




La cancion de la Maga


lunes, 19 de abril de 2010

Esta noche la Maga ha Muerto


Hoy murió la Maga

Era de esperarse que la Maga algún día muriera enterrada entre los vagos recuerdos de mi memoria frágil acosada por fantasmas y apariciones.

Decidiste por tu cuenta dejar de existir. Te dejaste tentar por la mano del enemigo y mírate ahora, alejada de mi por completo estas.

Ya no recordare tu nombre ni tu voz ni tu cabello raro, único en su especie.

Alguna vez exististe, al igual que muchas, en mi mente. Pero lo tuyo fue distinto, fue especial o eso creí.

Hoy has muerto para siempre en mi mente.

Maga querida te deseo suerte.

Ayrton Vargas

domingo, 11 de abril de 2010

Conversacion II


Vacilación tonta

Me quedo en silencio. No me dices nada, solo me que inmóvil, como hipnotizado.

Conversar con ella o no hacerlo. Paradoja.

Si le hablo cavo mi propia tumba.

Si no le hablo da igual, seguiré siendo el chiquillo cobarde que siempre he sido.

Corto.

Me quedo sentado un buen tiempo pensando en que hubiera pasado si le hubiera hablado.

Mejor no pensarlo. Sigue la vida. Sigue mi vida. Sigue su vida.

No hay de qué preocuparse, esto es solo un adiós. Ella sabe que yo la llame. Lo sabe.

Suena el teléfono. Contesto. Nadie habla. Sé que es ella. Me quedo callado, quieto. Pasan los segundos. Cuelgan.

Mensajes extraños. No hay necesidad de palabras. Ambos entendieron el mensaje (o así lo aparentan).


Ayrton Vargas

Posdata: De El a Ella http://www.youtube.com/watch?v=gLdv8iy_7aI

miércoles, 7 de abril de 2010

Conversacion I


-¿Porqué ries?

-Me provoco hacerlo.

-Casi nunca lo haces, ¿En que pensaste?

-En muchas cosas.

-¿Como qué?

-Ya las olvide. Preguntame otra cosa.

-¿Qué te entristece?

-Un perro atropellado, un niño mendigo, las prostitutas golpeadas, etc

-¿Qué te entristece de verdad?

-Verme en un espejo.

-¿Por qué? ¿ Acaso eres narcicista?

-No, me enfurece despertar y verme con los mismo ojos de siempre. Nunca sabre como me miraria un extraño.

-Confuso.

-Lo se.

La miraba con mucho detallismo, observando su pelo ondulado, sus ojos pequeños y su mirada de niña. Rara, rara. Cuerpo deseable , voz fina y elegante. Rara, rara. Solia mirarle los labios, lo provocaban mucho.

-¿Aun piensas en ella?

-No, ya no. Las razones para pensar en ella ya no existen, todo se esfuma con rapidez. Ya no escuchare su vos de traviesa mujer.

-¿La extrañas?

-A veces suelo recordarla, recuerdo sus mentiras y sus sueños extraños conmigo.

-¿La besarias si la vieras ahora mismo?

-No

-Entonces me voy.

Ella se paro y sin apuro camino hacia la puerta. Al cerrarla El penso que tal ves se esta haciendo un bien en dejar de imaginarla.

Ayrton Vargas