jueves, 26 de diciembre de 2013

A veces

A veces simplemente no sé lo que quiero. Llevo tiempo, largo tiempo, sin publicar acá, a veces me pongo a ver mis antiguos post, rayos, vaya que era muy iluso, pero estaba más inspirado, tenía tiempo tal vez para concentrarme un poco más en lo que escribía. Mi vida, por ahora, es un azar, no sé lo que quiero, no sé tampoco lo que quise, peor en estas fechas navideñas en las que uno se siente solo por más que anda rodeado de amigos o familia.

No podría hacerles un resumen de mi vida desde la decimocuartasegundahipermegazapato vez que prometí ponerles al tanto de mi día a día, no podría porque mi memoria ya está afectada, porque atentaría contra la integridad de varias personas y porque simplemente a veces no sé por dónde empezar.

Antes escribía textos largos, cuentos agradables, pero de hecho, no puedo evitar pensar en el 2009 y no tener una ansiedad maldita que me perturba, que me hace querer volver a esas épocas para arreglar cosas, pero qué se la hará, dicen que el ser humano se pasa su vida queriendo tener más tiempo cuando no lo puede tener.


"¿Qué estoy haciendo mi vida?", es la pregunta más recurrente que he me hecho este año, mientras estaba en la calle, mientras me duchaba, mientras iba a clases, mientras estaba trabajando, mientras prendía un pucho, mientras estaba demasiado ebrio o cuando simplemente no sabía lo que quería.

Ahora, a vísperas del 2014, quiero agradecer a los pocos que aún me leen o tienen contacto conmigo o a veces solo se preocupan por mi, de verdad, son lo máximo. Me arriesgaré, una vez más, a prometerles ponerles al tanto de mi vida, aunque probablemente vuelva a faltar a este juramento.



Marty Vargas


Posdata: No perdonamos la costumbre de los vídeos al final de cada post

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario