sábado, 18 de enero de 2014

Lástima

Lo vi de lejos y sentí pena. Ese tipo de penas ajenas con las que no puedes evitar sentirte identificado.

Ahí estaba el pobre hombre sentado solo, hablando con la nada, hablando con la maldad, bebiendo y riendo en su pequeña soledad.

Para cuando lo vi muy bien ya no estaba tan solo, y sentí mucha más lástima por él.

"Míralo, pobrecito, ya caerá desde lo alto".


Marty Vargas




No hay comentarios:

Publicar un comentario