martes, 1 de julio de 2014

Pero sí, son buenos tiempos para cambiar

¿Nunca han sentido un vacío un terrible dentro de ustedes? Uno de esos que te hace temblar, que hace que quieras vomitar, que hace que se contraigan los músculos de las piernas, de los hombros. Que logran que te quedes inmóvil, casi tan malos como un buen invierno sin calor alrededor. Un vacío tan largo que logra dañarte lentamente, letalmente. Que evita que respires y que te pesen los párpados. Pero al mismo tiempo sientes que no te daña, por más que lo ves, este no logra lo que a tu ojos es real, es solo una ilusión. Lo mismo pasó una noche de invierno limeña, solo eso.


Marty Vargas

1 comentario:

  1. nadie puede escapar de ese vacio, pero muy pronto escribirás sobre sentimientos mejores, te lo aseguro.

    ResponderEliminar