jueves, 28 de agosto de 2014

Hey






















Me había cansado de 
seguir tropezando con el 
mismo error. Se supone que
ya había pasado de eso
que no tendría 
motivos para tentarme a 
caer de nuevo en el mismo pozo.

Me había sentado en mi escritorio
como cada noche antes de
dormir. Encendí un
cigarro, abrí una
lata de cerveza
y me dispuse a escribir.
Le escribí un cuento, un poema 
y un intento de canción, pero nada me 
convencía, nada era perfecto.

Me quedé en 
blanco largo rato tratando de 
generar más palabras y 
más sentimientos. 
No podía, me quedé seco.
Mi cerebro e imaginación se cansaron 
de seguir trabajando y pidieron vacaciones en 
el peor momento, mas no se las podía
negar.

Me eché en mi cama y 
puse algo de música.

Me pregunté por 
mucho tiempo cuánto más 
me llegarías a querer. Por ahora 
solo me necesitabas, solo por ahora.


Me levanté y te dejé dormir sobre mi almohada
para seguir observándote mientras dormías. 


Marty Vargas


2 comentarios:

  1. tu cerebro e imaginacion se casaron o cansaron ? XD. Buena prosa.

    ResponderEliminar
  2. Es una letra fuerte y muy real, imposible no sentirse identificado con ella :-(

    ResponderEliminar