martes, 10 de junio de 2014

Queda tanto por hacer

Es de madrugada y siento la necesidad de escribir. La necesidad cantar, de salir a caminar, de fumar unos cigarros, de dormir, de no pensar, de estar tranquilo, de estar inquieto, de buscar a la Maga, de dejar de fumar, de beber, de dejar de beber, de hablar, de gritar, de callarme.

Es madrugada y siento que todo se cae a pedazos. Los párpados pesados, los dedos pesados, la mente pesada. De recoger los pedazos y arreglarlos. De romperlos.

Es madrugada y no quiero nada. No quiero a nadie. Es madrugada y...


Marty Vargas