jueves, 10 de agosto de 2017

Aceptar a veces es tan difícil / Post de despedida

Este blog ha llegado a su fin. Trataré de explicar con algo de detalle las razones por las que estoy tomando esta decisión. He escrito aquí mis desventuras desde el 2009, desde que tengo 14 años (actualmente tengo 22) y durante estos años he conocido muchas personas, pasado por varias experiencias y aceptado con tristeza algunas resoluciones de mi vida. Abrí este blog para escribir cuentos y desahogarme cuando consideraba que ciertas situaciones que me sucedían necesitaban expresarse en letras furiosas, reflexiones poco pensadas. Hoy me alejo de este espacio de formación porque he decidido transformarme en alguien mejor. Sin pelos en las manos fue un gran proyecto desde mi juventud y es tiempo de dejarlo atrás por mi bienestar. 

Para los curiosos, aquí encontrarán un yo del pasado que pensaba en una determinada forma y que no es necesariamente quien soy ahora o seré en el futuro. No espero su comprensión, solo es una aclaración de este hecho por si alguien decide juzgarme en el mañana por lo que encontrará por estos lares. 

Para los que decidan re-conocerme, he abierto un blog nuevo en el que me dedicaré a escribir de manera más constante pensamientos y tal vez uno que otro cuento. Todos son bienvenidos a Let’s find out, Marty.

Como un homenaje a Ayrton Vargas, ese chiquillo que escribía aquí de vez en cuando, les dejo un último escrito de ese corazón abierto:


08/07/2017

Estoy harto de mi mismo. Comprender es doloroso porque implica perder algo, es un costo que todos tienen que pagar. A veces conlleva invertir tiempo, dinero, o, como en mi caso, personas. Vamos por partes: he entendido que debo de dejar presionarme mucho con las expectativas que genero sobre otras personas, lo único que puedo controlar realmente está en mi cabeza, no el resto. La realidad no se va a acomodar a lo que yo desee. Estoy batallando ahora mismo porque existe dentro de mi esa versión anterior, ese tipo que se estresa por el futuro, que quiere que las cosas sucedan a su manera y que me reclama por esta situación, pero he encontrado ese cambio que necesito realmente para ser alguien mejor conmigo mismo. ¿Me duele? Sí, pero a él le duele más y le está costando aceptar que ella y yo no somos compatibles ahora y que pensar en las posibilidades del futuro solo terminarán por ahogarlo constantemente. Yo lo sé, soy consciente de que es lo mejor para ambos. Summer y yo tomamos la decisión, pero ella lo comprende mejor y más rápido por su actual naturaleza. Por mi parte, tengo que mantenme constante en esto nuevo, en esto compromiso propio por no generarme expectativas con el resto de personas, solo conmigo mismo. A ella la quiero y la aprecio, eso no va cambiar posiblemente nunca, y eso no me genera miedo, solo queda avanzar y esperar en que todo salga bien.

Algunas cosas deben de darse solas y eso espero de mi mismo. Recuerdo que una amiga me dijo que si dejaba que Summer volviera a mi vida aquella vez terminaría por matarme, por dejarme destruido, y tenía toda la razón. Summer ha matado a aquel Marty de antes, el que estaba preocupado por todo. La voy a extrañar demasiado en mi vida y ella también, a su manera, con el único consuelo de que yo pueda ser un mejor sujeto día a día, algo que sí haré, cueste lo que me cueste, así tenga que madurar. 

Esta decisión no me va a doler porque ha tenido que ser como debía de ser, lo cual está bien. Crecer es lo relevante y para eso apunto. Separarnos de esta forma ha sido mejor porque juntos no estamos bien ahora y lejos estaremos mejor. A ese Marty le gustaría que Summer esté creciendo a su lado, siendo feliz a su lado y demases expectativas de vida, pero eso no es en lo que debe de pensar, no sabe qué ocurrirá realmente en su vida o en la del resto.

Sí, joder, estoy bien triste y escribir quizás me alivie un poco en estos momentos, mas yo sé que lo que realmente me aliviará será el mejorar.

A ella la perdí un lunes 7 de agosto del 2017, pero ese día encontré a quien debería de tomar las riendas de su propia vida y siempre estaré agradecido con Summer por haberme hecho feliz y ayudarme a comprender lo más importante: solo importo yo, y aunque en lo más profundo de mi ser me encantaría pasar mis días a su lado, no es lo correcto. No es si no hasta que mejore que podré hacer lo que verdaderamente debe de suceder con mi vida, pero nada más que tiempo al tiempo, como diría esa frase cliché. 


Marty Vargas



No hay comentarios:

Publicar un comentario